No es habitual encontrar un titular deportivo en nuestro blog. El aumento de participación femenina a lo largo de la historia de los Juegos Olímpicos, su crecimiento en cada vez más disciplinas deportivas y el protagonismo que ha adquirido la mujer en los medalleros de todos los países solo se explica a través del dato. Tras un trabajo con diferentes datasets, hemos creado un dashboard que explica esta evolución.

Para poder contaros que, desde 1896 y hasta los juegos de 2021 (Tokio 2020), Kosovo es el país con mayor porcentaje de mujeres participando en los Juegos Olímpicos con respecto al total de representantes de su país, o que Estados Unidos es históricamente el país con mayor acumulado de olímpicas, hemos hecho visibles algunos datos muy interesantes en la herramienta Tableau Public (versión  2021.2.1).

Patricia Pinar, Data Analyst en SNGULAR y especializada en Data Visualization, ha estado trabajando a partir de dos conjuntos de datos sobre JJ. OO. extraídos de Kaggle. Tras dar con ambos datasets con todo el histórico de medallistas, deportes, regiones… nuestra compañera se puso manos a la obra. Tras un dedicado research, decidió extraer los datos por género-deporte porque vio en ellos un potencial para poder contar la historia de la evolución de la mujer en los juegos. Los Juegos Olímpicos y la participación de la mujer a lo largo del último siglo y medio han sido un motivo idóneo para poder demostrar el poder de los datos y lo que se puede contar a través de ellos gracias a su buen manejo y visualización.

El trabajo de Patricia puede verse reflejado en el siguiente panel de control, de fácil acceso y manejo. Un dashboard muy práctico y visual con el que recorrer los datos navegando por tablas de resaltado, gráficos de barras, de burbujas o diagramas de dispersión.

Accede al dashboard "Analysis of the Olympic Games"

Algunos datos de interés

Para conseguir los datos, Patricia Pinar creó un modelo sencillo, realizando una unión de ambos datasets y varios joins necesarios debidos al diferente nivel de detalle de los datos. El primero de ellos incluía el histórico de Juegos Olímpicos hasta Río 2016, y el segundo solo Tokio 2020.

Así, fruto de la extracción de esta información podemos visualizar cómo en los últimos 24 años se ha incrementado el número de medallas, cifra que está directamente relacionada con el aumento del número de disciplinas deportivas. Sin embargo, vemos que desde 1996 apenas se ha movido el número total de participantes, manteniéndose en cifras ligeramente superior a los 10 000. En 2016, se superó esa franja al llegar a los 11 179, récord de participación hasta la fecha. En 2021 se ha vuelto a superar el récord, con 11 216 deportistas.

La evolución es mucho menos pronunciada que en periodos anteriores. Por ejemplo, solo de 1988 a 1992 se incrementó en cerca de 1000 nuevos participantes. Es decir, en cuatro años prácticamente lo mismo que en veinticuatro. Podemos ver cómo en periodos anteriores la curva es mucho más drástica. Como curiosidad, vemos que en 1986 hubo tan solo 176 participantes en total.

Es muy significativo el protagonismo que ha ido adquiriendo la mujer en los juegos en las últimas ediciones. Un crecimiento imparable que ha hecho que la balanza se vaya equilibrando paulatinamente, y que se muestra claramente en la siguiente gráfica. (Haz clic en la imagen para acceder a los gráficos dinámicos).

El protagonismo de la mujer en las diferentes disciplinas deportivas

Observando que en los últimos juegos olímpicos se habían obtenido los mejores datos en cuanto a participación femenina, se quiso ahondar y ver cómo se había evolucionado desde el comienzo de los primeros Juegos Olímpicos modernos hasta hoy. Se ha trabajado en obtener los años claves donde la participación de la mujer aumentaba significativamente, así como en los deportes en los que tiene más protagonismo y al contrario, prácticamente una ausencia total de la mujer. También se ha querido mostrar al público la evolución de la consecución de medallas por parte de las mujeres en los Juegos Olímpicos y los países donde existen más igualdad de participación.

La destreza con Tableau nos permite crear un storytelling, un relato muy poderoso aunando analítica y capacidad de presentación. Esto ayuda a que los datos sean más comprensibles y fáciles de digerir para casi cualquier persona, adaptando las visualizaciones al público objetivo, con lo que posibilita un ahorro de tiempo y recursos excelente en cualquier actividad en la que se manejen grandes cantidades de datos. Podemos, por ejemplo, obtener análisis relacionados con recursos humanos, salud, mercado inmobiliario, economía...

De los diferentes gráficos del dashboard que hemos trabajado sacamos conclusiones muy significativas en referencia a la participación de la mujer en los juegos. Más allá de las conocidas disciplinas únicamente femeninas (natación sincronizada y gimnasia rítmica), en Tokio 2020 encontramos 25 deportes distintos en los que hay equilibrio entre participación masculina y femenina. Lo observamos en la sección Female participation Tokyo 2020.

La mujer en las distintas disciplinas olímpicas

Los deportes con más representación femenina desde el año 2000 hasta el 2016 son el bádminton, el tenis, el tenis de mesa, el volleyball playa, el pentatlón moderno, el trampolín, y el golf en el último de estos años (todos ellos con una tasa alrededor del 50%), además de disciplinas únicamente femeninas (natación sincronizada, softball y gimnasia rítmica). Las 10 disciplinas en las que hay mayoría de hombres en los años antes mencionados son tiro, boxeo, halterofilia, remo, hípica, vela, ciclismo, piragüismo, lucha y béisbol.

*El béisbol y el softball podrían considerarse el mismo deporte con una adaptación significativa de dimensiones, materiales o reglas, motivo por el que se le da un nombre distinto para la disciplina femenina. Gracias al trabajo de análisis y a la observación de los datos con atención, nos dimos cuenta de que en el dataset histórico sí venían ambos deportes por separado y, sin embargo, en el dataset de Tokio ambos se aunaban en el mismo: el béisbol.

La hípica, el boxeo, el ciclismo y la lucha lucha son disciplinas en las que hay mayoría de hombres. Como curiosidad, vemos cómo triatlón o tiro se van incorporando como nuevas pruebas mixtas.

Entre 1996 y 2004, el número de deportes con porcentaje de participación femenina por encima del 50% era solo de 7 y en el periodo de 2008 a 2016, de 12. En los últimos Juegos Olímpicos el número ha aumentado hasta las 27 disciplinas. Podemos ver el claro aumento de participación femenina en distintas categorías deportivas.

Por otro lado, entre 1996 y 2004, las disciplinas con un porcentaje de participación por debajo del 30% eran un total de 8. En el periodo entre Beijing 2008 y Río 2016 solamente hubo 3 disciplinas por debajo del 30%. En Tokio 2020 ha habido 5 disciplinas entre el 30 y el 40%: de participación femenina: son el softball, la hípica, el boxeo, el ciclismo y la lucha.

Mujeres medallistas

Los medallistas más brillantes en su carrera olímpica tienen un claro referente: Michael Phelps, con 28 medallas en natación. Su inmediata perseguidora es Larysa Latýnina, con 18 medallas en gimnasia artística. Se trata de la mujer más laureada de todos los tiempos en los juegos y la segunda deportista, por detrás del nadador. Si bien las últimas medallas de Phelps las logró en 2016, debemos remontarnos a Tokio 1964 para encontrar la última de Latýnina. Quizás en unos años sea Simone Biles, que cuenta ya con 7 medallas olímpicas y varios récords, la nueva referente medallista que recoja el testigo.

Larysa Latýnina

Entre los 10 primeros deportistas con más medallas olímpicas encontramos a otras tres mujeres: Jenny Thompson, Dara Grace Torres y Birgit Fischer-Schmidt, con 12 medallas cada una. En total, cuatro de las 10 personas con más medallas son mujeres.

Son Estados Unidos, Rusia y Alemania los países que encabezan el ránking con el medallero más completo en ambos sexos. Los americanos lideran tanto en el número total de medallas (5 637) como en el número de oros (2 638). En Tokio 2020 ha vuelto a liderar Estados Unidos (113), seguido de China (88) y ROC, el combinado ruso (71).

Evolución en España

Aterrizando con los datos en España, cabe destacar que la primera vez que una mujer española participó en unos Juegos Olímpicos fue en el año 1924. Fue un año en el que solo participaron dos mujeres: lo que no suponía ni un 4% del total. Hasta 1960 no volvieron a participar mujeres en los Juegos Olímpicos, esta vez con un 17,23% de participación femenina.

Estos datos se han obtenido del dashboard “Evolution of women in the Olympic Games”, filtrando por España en el gráfico “Participation over time by gender”. En él se puede observar la evolución de un simple vistazo, viendo cómo en 1992 supuso el punto de inflexión en cuanto a participación femenina se refiere.

Afortunadamente, vemos una clara evolución en nuestros días. En los últimos juegos de Tokio 2020 la participación ha llegado al 48%, el porcentaje de participación más alto de la historia de participantes españolas.

Miriam Blasco abrió el medallero olímpico español para las mujeres en Barcelona 92. La primera mujer española en lograr una medalla lo hizo nada menos que 92 años después del primer hombre de nuestro país en hacerlo. El hecho de acoger unos Juegos Olímpicos supuso un importante impulso nacional por el deporte. (Haz clic en la imagen para acceder a los gráficos dinámicos).

El podio de medallas para participantes españoles está bastante igualado. Lideran Saúl Cravioto (5) y David Cal (5), ambos en piragüismo. Joan Llaneras en ciclismo de pista, Mireia Belmonte en natación, Andrea Fuentes en natación sincronizada y Arantxa Sánchez Vicario en tenis les siguen con 4 medallas cada uno.

Todos estos datos, bien interpretados y presentados, pueden darnos evidencias de, cómo en este caso, una satisfactoria y significativa evolución social. Gracias a la buena estructuración de las cifras y la lógica a la hora de ordenarlas y cruzarlas, se pueden sacar conclusiones para fijar próximos objetivos y hacer hincapié en fomentar ciertos valores y acabar con las injusticias sociales. El valor del dato es indiscutible, si bien hay que conocer la forma de extraerlo de la profundidad y la complejidad.

Visita el dashboard para acceder a todos los gráficos dinámicos